Aunque en el sector de la construcción se ha llevado a cabo una gran innovación en cuanto a materiales y técnicas, cualquier almacén de hierros en Madrid asegura que las estructuras de hormigón armado siguen siendo una de las primeras opciones a la hora de construir en nuestro país.

Esto se debe a la gran durabilidad, continuidad y bajo mantenimiento que caracteriza a este tipo de construcciones. Sin embargo, para lograr que su vida útil se alargue, es imprescindible comenzar a tener en cuenta varios aspectos desde que el acero se encuentra en el almacén de hierros en Madrid, como el corrugado de las armaduras.

El acero corrugado consiste en un tipo de acero que presenta resaltos con el fin de mejorar su adherencia con el hormigón. Durante su fabricación, pasa por un proceso de laminado en caliente que lo dota de gran ductilidad, de esta manera, no sufrirá daños durante su corte y posterior doblado. Sus principales componentes son el mineral de hierro o el carbono.

Las varillas de hierro corrugado no solamente sirven de refuerzo en la construcción, pues una de sus principales características es que absorben los esfuerzos de tracción y torsión siendo en este caso necesarias menores cantidades que si habláramos de las armaduras convencionales.

Otra de sus ventajas es que contribuyen a la adherencia del hormigón, reforzando así los recubrimientos de las armaduras, los cuales son importantes tener en cuenta en este tipo de estructuras. Este aspecto es básico para que tanto la durabilidad como las propiedades mecánicas que aportan las armaduras a las estructuras se cumpla de manera óptima.

Por todas las razones expuestas anteriormente, debemos elegir adecuadamente los almacenes en los cuales elegiremos las armaduras, cerciorándonos siempre antes de adquirirlas de que el hierro sea corrugado. En Hierros y Tubos Lorca ofrecemos material de la mejor calidad y nuestros profesionales asesoran al cliente para una correcta adquisición.